Platos originales para una cena especial: piruletas de jamón ibérico y ensalada rosa

By 15 marzo, 2016 Lifestyle

Hola amigas. Como pudisteis notar en mi anterior artículo, el lunes me cogí un cabreo de campeonato. Por supuesto, motivos me sobraban y nos sobran a todas, pero tanta crispación no es buena para los nervios. Así que me dije “Rebecca, haz algo creativo”. Me fui a la nevera y empecé a inspeccionar todas las baldas. Sinceramente, no había mucha comida de esa para “pecar”. Cuando ya me había dado por vencida y pensaba en, qué se yo, comprarme un saco de boxeo, lo vi. Ahí estaba, tras un muro de yogures, un sobrecito de jamón ibérico de bellota de Guijuelo loncheado .

Lo saqué y empecé a devorarlo cual leona. Mientras me lo comía, me vinieron a la cabeza recuerdos de mi infancia. Por aquel entonces, mi abuela preparaba unas deliciosas piruletas de jamón ibérico y yo, que una vez quise ser cocinera, fantaseaba con lo que ahora se llama cocina creativa. Uno de mis platos estrella en mi mente era colocar las lonchas del jamón imitando los pétalos de las rosas. Así, entre recuerdo y recuerdo, me decidí a hacer piruletas de jamón y a desarrollar mi receta infantil. En este post, os explico cómo preparar ambos platos.

PIRULETAS DE JAMÓN, TRIUNFO ASEGURADO

Los ingredientes necesarios para este plato son: jamón ibérico, queso (del tipo que más rabia os dé) y palitos de brocheta.

En primer lugar, colocad papel de horno en una bandeja. Una vez puesta, distribuid por ella trozos de queso del tamaño típico de las piruletas. A continuación, cubridlos con virutas de jamón y, encima de ellas, colocad más trozos de queso. Después, introducís un palillo de brocheta en medio de cada montoncito.

En segundo lugar, metéis la bandeja al horno y la dejáis allí 5 minutos a 180 grados. Cuando transcurra ese tiempo, dejadlas enfriar a temperatura ambiente y ¡listas!

Estoy deseando hacer una fiesta en casa y ponerlas para picar.

Rebecca_tenedor

ENSALADA ROSA, SANA Y VISTOSA

Aunque buscando por Google un nombre chulo he descubierto que a otras personas antes que a mí se les ha ocurrido colocar las lonchas de jamón como si de una rosa se tratara, esta receta es una ida de olla Rebecca 100%.

Esta ensalada está formada por tres partes fundamentales: los pétalos laterales, los sépalos (los pétalos verdes, las paredes del capullo) y las zonas del estambre y el carpelo (vista desde arriba, la parte central). Para elaborar esta fantástica obra de ingeniería, necesitaréis: aceite de oliva, lonchas de jamón ibérico, olivada, crema de calabaza, berros y arroz.

Os recomiendo que empecéis por la crema de calabaza. Mientras calentáis en un cazo un litro de agua, partís en dos el típico pedazo de calabaza que venden en cualquier frutería. Los limpiáis, peláis y, después, los troceáis en cuadraditos.  A continuación, haced lo mismo con las zanahorias (rodajitas), las patatas y el puerro.

Cuando el agua hierva, verted en el cazo todas las verduras, una pizca de sal y un chorrito de aceite de oliva. Tapáis el cazo y lo dejáis más o menos una hora a fuego lento. Cada cierto tiempo, pinchad las verduritas. Cuando estén tiernas, apagad el fuego y echad el contenido del cazo en la batidora. Allí lo batís hasta que quede una crema fina y uniforme.

Tras meterla en la nevera, poneos con el arroz. Una vez listo, dejadlo reposar a temperatura ambiente.

Ahora llega la parte divertida, la del montaje. Podéis hacerlo tanto en una fuente como en platos para que cada una tenga una ensalada rosa.

Primero, debéis distribuir por toda la superficie los berros. Después, cortáis en forma de pétalo las lonchas de jamón y ponéis dos filas encima de los canónigos. Es importante que dejéis libre los bordes del plato, para conseguir el efecto sépalo, y el centro, que debe ser amplio.

Luego, partís otras lonchas en tiras de dos dedos de grosor, las dobláis por la mitad y a lo largo y, las colocáis en círculos concéntricos en el centro de la fuente. A continuación, y con sumo cuidado, vertéis en el centro y el siguiente espacio entre círculo y círculo, la crema de calabaza. En los dos espacios restantes, ponéis la olivada. Por último y, para recrear la imagen del estambre y los pistillos, distribuís el arroz sobre la crema del centro y ¡voilà!

Se puede hacer tanto con el jamón ibérico ¿qué otras recetas me recomendáis?

Leave a Reply