Esta mañana me he despertado, y nada más abrir Twitter me he encontrado con el hashtag #BlueMonday por todos lados. Resulta que hoy es el día más triste del año.

Pues señoras y señores, para mi los lunes siempre son y serán el peor día del año sin ninguna duda, jamás habrá un día peor en mi vida que el inicio de una semana.

Resulta que este hashtag viene dado, porque esta jornada coincide con muchos factores que mencionaré a continuación.

Pero antes de nada, quiero dejar bien claro que desde mi punto de visto, debería ser Blue Monday todos los lunes del año.

Razones por las que hoy es #BlueMonday

Resulta que este lunes se ha impuesto a otros días, como el primer día de septiembre o al día de la vuelta de las vacaciones, incluso al día de cenar o conocer a los suegros, ¿pero por qué?

Uno de los motivos parece ser el factor climático, y es que este mes de enero viene cargado de bajas temperaturas en comparación con otros años.

La deuda económica adquirida por casi todos durante las Navidades parece ser otro factor, ya que el cobro del pago realizado por las tarjetas de crédito llega con fuerza a finales de este primer mes.

Además, enero es el mes que más sufrimos todos a la hora de recibir el pago mensual de nuestras nóminas o trabajos.

El día 1 todos estamos mentalizados con los nuevos propósitos de Año Nuevo: dejar de fumar, ir al gimnasio, dietas estrictas… Pero, apenas diez días después, estos hábitos se desploman de manera inexorable, volviendo al temido cigarro después de comer o habiendo pagado las dos primeras semanas del gimnasio sin nisiquiera haberlo pisado.

El último motivo que faltaría para los iniciadores en este hashtag ya internacional, sería la ausencia de puentes o días libres hasta Semana Santa.

¿Por qué mis lunes son siempre #BlueMonday?

Ya sabéis todos que no soy para nada partidario de estas modas o trending topics que se dan en redes sociales. Estoy seguro de que para más de uno, hoy es un gran día, porque le han ascendido en el trabajo, le han aumentado el sueldo o se va de vacaciones, entre otros miles de motivos.

Así que, a los que aprovechan este lunes para justificar sus caras de odio, les diría que sean partícipes de una moda sin sentido. No nos engañemos, todos los lunes son iguales. Fríos o calurosos, al fin y al cabo, son inicios de semana, y eso es sinónimo de depresión y pereza.

Atascos, vecinos que hacen que no te han visto para no tener que sujetar la puerta del ascensor, señoras que se cuelan en el Metro o en el autobús, compañeros de trabajo que no te dan ni los buenos días…

Son solo algunos de los motivos por los que odio los lunes, en el fondo, ¿a quién quiero engañar? Eso es algo que me ocurre todos los días.

En definitiva, para mi debería transcurrir la semana de la siguiente manera: Blue Tuesday, Blue Wednesday, Blue Thursday…

 

Pin It on Pinterest

Share This