#BlueMonday o la excusa de un lunes más

Esta mañana me he despertado, y nada más abrir Twitter me he encontrado con el hashtag #BlueMonday por todos lados. Resulta que hoy es el día más triste del año.

Pues señoras y señores, para mi los lunes siempre son y serán el peor día del año sin ninguna duda, jamás habrá un día peor en mi vida que el inicio de una semana.

Resulta que este hashtag viene dado, porque esta jornada coincide con muchos factores que mencionaré a continuación.

Pero antes de nada, quiero dejar bien claro que desde mi punto de visto, debería ser Blue Monday todos los lunes del año.

Razones por las que hoy es #BlueMonday

Resulta que este lunes se ha impuesto a otros días, como el primer día de septiembre o al día de la vuelta de las vacaciones, incluso al día de cenar o conocer a los suegros, ¿pero por qué?

Uno de los motivos parece ser el factor climático, y es que este mes de enero viene cargado de bajas temperaturas en comparación con otros años.

La deuda económica adquirida por casi todos durante las Navidades parece ser otro factor, ya que el cobro del pago realizado por las tarjetas de crédito llega con fuerza a finales de este primer mes.

Además, enero es el mes que más sufrimos todos a la hora de recibir el pago mensual de nuestras nóminas o trabajos.

El día 1 todos estamos mentalizados con los nuevos propósitos de Año Nuevo: dejar de fumar, ir al gimnasio, dietas estrictas… Pero, apenas diez días después, estos hábitos se desploman de manera inexorable, volviendo al temido cigarro después de comer o habiendo pagado las dos primeras semanas del gimnasio sin nisiquiera haberlo pisado.

El último motivo que faltaría para los iniciadores en este hashtag ya internacional, sería la ausencia de puentes o días libres hasta Semana Santa.

¿Por qué mis lunes son siempre #BlueMonday?

Ya sabéis todos que no soy para nada partidario de estas modas o trending topics que se dan en redes sociales. Estoy seguro de que para más de uno, hoy es un gran día, porque le han ascendido en el trabajo, le han aumentado el sueldo o se va de vacaciones, entre otros miles de motivos.

Así que, a los que aprovechan este lunes para justificar sus caras de odio, les diría que sean partícipes de una moda sin sentido. No nos engañemos, todos los lunes son iguales. Fríos o calurosos, al fin y al cabo, son inicios de semana, y eso es sinónimo de depresión y pereza.

Atascos, vecinos que hacen que no te han visto para no tener que sujetar la puerta del ascensor, señoras que se cuelan en el Metro o en el autobús, compañeros de trabajo que no te dan ni los buenos días…

Son solo algunos de los motivos por los que odio los lunes, en el fondo, ¿a quién quiero engañar? Eso es algo que me ocurre todos los días.

En definitiva, para mi debería transcurrir la semana de la siguiente manera: Blue Tuesday, Blue Wednesday, Blue Thursday…

 

La Navidad de los ochenta vs La Navidad de ahora

La Navidad de los ochenta vs La Navidad de ahora

Por lo general, las tradiciones de nuestro país no suelen variar mucho con los años, la navidad es un claro ejemplo de ello. Sin embargo, los reyes magos trepadores de ventanas y los robóticos Santa Claus cantautores indican una evolución, el caso es ¿a mejor o a peor?

Como ya sabréis, soy de la generación de los ochenta, esa generación que pasó las navidades con anuncios de turrón del duro y no con colonias que te “convierten en Brad Pitt” con un simple toque en cada muñeca.

En mi casa ,el primer fin de semana de diciembre aparecían las cajas que contenían el belén y todos los elementos navideños. No sé dónde permanecían el resto del año, pero el caso es que aparecian, supongo que sería eso que llaman “la magia de la navidad”.

Hablando de belenes, nada que envidiar a los de ahora. ¿Acaso en Belén tenían fuentes o pozos de agua sacados de una revista de decoración cuyo chorro brilla más que la propia estrella?

Por no hablar del adelantamiento a toda velocidad que ha hecho Papa Noel a los Reyes Magos, y no precisamente por ir en trineo volador. Parece que en nuestras casas triunfa más la nochebuena que la noche de reyes.

Lo que sí mantenemos de las navidades de los ochenta

Aunque no todos son cambios drásticos, en España aún perduran algunas que otra tradición  navideña que nunca muere.

¿Porque seguimos escuchando los mismos villancicos de toda la vida? es una pregunta cuya respuesta es prácticamente indescifrable, todos decimos estar hartos de los cansinos peces en el río pero ahí siguen.

Otra cosa que realmente me inquieta de los villancicos es que en toda casa se tienen al menos un par de CDs con los mejores hits navideños. ¿Quién los compró? Es otra pregunta que jamás encuentra un culpable.

Ese encanto tan español no lo tiene ningún otro país en el mundo. Capaces de cambiar el clásico cabrito de toda la vida por una reconstrucción de merluza en papillote al fino toque de salsa de erizo, pero acompañado del mítico “a belén pastores” 🎵

Lo que verdaderamente echo de menos de las navidades ochenteras

¿Dónde están Ana Obregón y Ramonchu? Vale, sí, eran de los 90, pero que nadie me niegue que eran la pareja más vista de la televisión durante esos doce segundos.

Que no me vengan con el cuento de “en mi casa solo veíamos la televisión en nochevieja y solo para las uvas”. Los sketches de Martes y Trece o el recopilatorio de televisión española con las mejores canciones del año es algo que todos los de mi generación hemos mamado.

Los artistas en esa época representaban unidad y no eran productos sacados del marketing, os dejo este vídeo que a más de uno le recordará a sus navidades ochenteras.

¿Que me decis de los anuncios? Turrones la gijonesa, turrón el almendro, nescafé, cola cao. Nada que envidiar al monopolio de colonias, champagnes y alcholes de estos días.

Espero que no sea el único que le entra la nostalgia en estas fechas recordando las navidades con las que nos criamos. Claramente las echo de menos, pero como nos hacemos mayores, que remedio que adaptarse a la navidad consumista actual.

La moda de los retos en las redes sociales

La moda de los retos en las redes sociales

Mannequin challenge, Andy is coming, Harlem Shake, Ice Bucket Challenge… son solo algunos de los retos que se han ido implantando en los últimos tiempos en las redes sociales.

Artistas, famosos y personajes públicos son los principales precursores de esta clase de retos, que suponen una imitación casi inmediata por todas las comunidades de fans.

Como si de un virus se tratará, la propagación de estos retos por Internet supone una instantánea viralización de sus contenidos.

¿A qué se debe esta moda de compartir retos?

En mi “papparazza” opinión, creo que estos retos suponen una sustitución a las antiguos modas que los de mi generación hemos vivido y que han quedado olvidadas.

¿Acaso soy el único que se acuerda de los mensajes en cadena que si no mandabas a 10 de tus contactos serías asesinado por la niña de la curva?

La historia ha cambiado. Con tanta plataforma y tanto móvil a la última, los usuarios emplean la tecnología para desarrollar nuevas modas.

Sí que es verdad que algún reto ha surgido como intento de luchar contra alguna causa, como el Ice Bucket Challenge, que se inició para luchar contra una enfermedad poco conocida como lo era el ELA

Sin embargo, soy consciente que es difícil saber cuánta gente se grabó realizando este reto solo por el hecho de luchar por la causa. Ya os digo yo que menos de los que esperáis.

La absurdez convertida en reto

Como era de espera,  algún reto ha surgido que supusiera algún riesgo para la salud o para la integridad de las personas.

Aquí os dejo un claro ejemplo de la moda de un reto convertida en estupidez.

¿Os imagináis que nuestros antepasados levantaran la cabeza por un momento? ¿Que creéis que pensarían?

Seguramente que la humanidad se ha vuelto idiota y que menos mal que se murieron a tiempo.

Los retos más virales de 2016

La última moda en retos ha sido el Mannequin Challenge, desafío por el cual los protagonistas deben mantenerse inmóviles realizando algún tipo de acción como si de maniquíes de escaparate se trataran.

Pero antes del último grito en las redes sociales, le sucedieron unos cuantos más.

Aquí os dejo alguno para que los recordéis.

Harlem shake

El reto del condón

El reto del agua helada

El reto de inhalar helio

 

Lo que echamos de menos en nuestra televisión de los 90

Lo que echamos de menos en nuestra televisión de los 90

No lo neguemos. Somos un país que consume muchas horas de televisión. 14 ediciones de Gran Hermano nos avalan, ¿pero de verdad nadie echa de menos la televisión de los 90?

Solo hay que echar un vistazo a la parrilla televisiva actual para darse cuenta de cómo a cambiado todo. Los niños de hoy en día ven las mismas series que consumimos los adultos, mucho peor, ven a un youtuber durante 3 horas seguidas hablando de videojuegos.

¿Acaso soy el único que se acuerda de Timón y Pumba? ¿de la Sirenita o de Hércules? Menos mal que no hace mucho vi que reponían algunos capítulos de los míticos Oliver y Benji, pero me hizo dudar si se trataba de un guiño al pasado o por la obsesión futbolística de la actualidad.

Supongo que no seré el único que piensa que Chicho Terremoto marcó la diferencia entre la generación que despertó un pequeño gusto hacia un deporte que no llamaba la atención como lo fue el baloncesto.

Dejando a un lado los dibujos animados me gustaría destacar alguna que otra serie y concurso que había antes. Cuanto chaval adolescente no soñaba con vivir en Beverly Hills, sin duda una de las series más exitosas de los noventa.

El príncipe de Bel-Air, Blossom, el Equipo A son solo algunas de las americanadas que hemos vivido los adolescentes de la época.

Sin embargo, no podemos dejar pasar lo nacional. Pocos estudiantes habrá que no vieron aunque sea solo un capítulo de Compañeros o de Al salir de clase.

Y la de horas que pasamos junto a la familia viendo concursos con el mítico Ramón García, ¿Qué apostamos?, Furor, Cifras y Letras o el programa por excelencia que esperábamos que saliera nuestro pueblo, El Gran Prix.

En el mundo del cine seguro que muchos recordamos películas que dejaban mucho que desear, personalmente me voy a quedar con una que creo que con muchos coincidiré, Jumanji.

En el apartado de la animación yo destacaría dos películas que para mi marcaron un poco el devenir de lo que sería Disney y Pixar, Antz y Bichos.

¿Y tú con qué te criaste o qué es lo que echas de menos de la televisión de los 90?

Top cagadas de Rita Barberá

Top cagadas de Rita Barberá

Centro de todas las miradas en las últimas semanas en los medios, hacemos un repaso a modo de recordatorio de las mejores frases de la ex alcaldesa valenciana.

Rita Barberá ha anunciado en los últimos días su adiós como militante del Partido Popular, pero se aferra al escaño en el Senado.

25 años en la política dan para mucho, pero para la ex alcaldesa de Valencia dan para mucho más, y es que pasar de “Rita eres la mejor” dicho en su día por Mariano Rajoy a “el caloret” no es nada sencillo.

1)“ Un bolso de Louis Vuitton es un regalo habitual”

Os acordáis de “El Bigotes”, ¿verdad? Pues bien, en el famoso juicio de los trajes Rita acompañó esta frase de un ¿y sabéis que más? A mi no me han regalado equipamientos deportivos, ni ningún ático ni ningún ERE, haciendo alusión a políticos del PSOE. Los bolsos citados cuestan entre 350 euros y 4.400. Juzgaz vosotros mismos 😉

Top cagadas de Rita Barberá

2) “Zapatero, multiplícate por cero”

Una clara devota de la cómica serie de Los Simpsons, y es que así lo reflejó cuando se dirigió al ex presidente del gobierno en el 2007 en uno de sus mítines en la Comunidad Valenciana. Que Viva la dialéctica en nuestra política.

3) ¡Que hostia!…¡Que hostia!

El 24 de mayo de 2015, Rita Barberá pierde las elecciones al ayuntamiento valenciano. Los micrófonos de La Sexta captan el abrazo con Serafín Castellano, delegado del gobierno y detenido semanas mas tardes por un caso de corrupción, en el que Rita le susurra sus propias valoraciones de los resultados obtenidos.

4) “El señor Camps es inocente”

Camps ha sido un presidente brillante, con bondad, honesto, honrado y trabajador, su defecto fue que se fió de quien no debía y se han aprovechado de él.

¡Gran frase!

5) “ El caloret, sin duda el caloret  faller”

Sin lugar a duda el episodio mas bochornoso de su carrera, se dirigía a los valencianos en un valenciano impronunciable que se convirtió en trending topic.

Estas son cinco de las frases más célebres de la ahora ex militante del pp. Sin embargo, se puede decir que existe un empate técnico entre frases y momentos hilarantes, momentazos como estos.

 

Gestos de burla hacia manifestantes

Este fue uno de los gestos que dedicó, en su momento, la alcaldesa de Valencia a los ciudadanos que exigían una investigación por el accidente del metro en 2006.

 

Los sms amenazantes

“Cuidado con lo que dices”,  “eso se acaba pagando”, “te estas pasando con lo que dices, no hables tanto”. Son solo ejemplos de los mensajes que habría mandado a colegas de su mismo partido.

 

Dejar su coche aparcado en el ayuntamiento durante ¡13 años!

Su motivo fue que podría ser objetivo de la banda terrorista ETA y que, por eso, prefería trasladarse en coche oficial.

Top cagadas de Rita Barberá

 

Tirando petardos

En las fallas de 2010 se la grabó lanzando petardos a cámaras de televisión e incluso a algún miembro del la oposición.

canciones de verano

Canciones de verano con las que duele el corazón y los pies

Esta claro, Enrique Iglesias esta destinado ha convertirse en el artista referente de las canciones de verano. El hijo menor de Julio Iglesias y de Isabel Preysler, quiere desbancar a los Ricky Martin, Juan Magan, King África y artistas de reggaeton como estrellas de temazos veraniegos.

Lo veo venir. Este verano nos vamos a poner muy tiernos o calientes con  duele el corazón de Enrique Iglesias con Wisin (o feat Wisin, que mola más decirlo así). Y porque no decirlo, también generará mucho postureo.

Entre el ritmo y los aires latinos que tiene la canción, son el ingrediente de éxito perfecto para convertirse en el éxito de verano. Ya veras como tendrá razón Enrique y nos dolerán los pies de tanto bailarla. Yo solo espero, por mi salud y por la de muchos, que a nadie le de un ataque y se descalce en medio de cualquier fiesta o pub donde suene la canción.

Y decía yo que Enrique Iglesias quiere desmarcarse como artista del verano, porque ya en 2014  pasado triunfo con Bailando y en 2015, con El Perdón.

Pero quiero aprovechar este post para recordarte otras canciones con las que también nos ha dolido corazón y sobre todo, los pies. Estos son algunos de los temas que más hemos bailado en verano estos últimos años:

La Gozadera

Seguro que ese verano comiste “arroz con habichuelas”. Un plato que se sirve “muy caliente”.

Ai se eu te pego

Esta canción creo que aumentó la natalidad en el verano de 2013.

El tiburón

El tiburón de proyecto uno, todo un clásico. En este caso, os he dejado la última versión con Henry Mendez.

Danza kuduro


Gracias a esta canción aprendí que “Kuduro” en portugués significa literalmente “culo duro”. La de mareos que tuve con tanta media vuelta.

Takata

Si la canción no tiene desperdició, el video mucho menos.

Waka Waka

2010 será recordado por el Mundial y el waka waka.

Estas han sido mis canciones de los últimos años que con más nitidez recuerdo haber bailado en verano. Déjame un comentario con las tuyas o las que eches más en falta.